Poemas

Algo así…

De vez en cuando, dormía así:

con los brazos cruzados,

curvos y apretados

sobre la cálida luna de su vientre.

Soñaba tal vez…

Acunando, conteniendo, prolongando

todos los calores

los orgasmos, los temblores,

inducidos por…

el tanteo, la lamida y el jadeo

del intruso persistente,

(no nombrado)

empecinado en guarecerse

en el húmedo refugio

que (ella) esconde entre sus piernas.

Los viernes, noche,

casi rozando la madrugada,

después de la venida, la irrupción

y la estampida al galope

del Amatorio Prestado

(y para no llorar su falta…)

ella dormía así.

Amanda Espejo-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *