Poemas

El soñador

Acostumbra a llevar sus bolsillos rotos

y a sus felices detractores

pisándole la derrota.

El pan duro de la nostalgia

lo espera en la casa con silencio,

allí donde alguna vez hubo alegrías

y una infancia generosa de sueños.

Hoy se acurruca a la sombra del futuro

temeroso de mañanas.

Creció al amparo de la modernidad

pleno de proyectos y humanas ambiciones.

Nadie le advirtió del tiempo depredador

ni del demonio que habitaba prójimo.

Pero no acostumbra a dormir

sin su cabeza reposando en la esperanza

para no despertar zombi

otro día más.

Ricardo Gómez López-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *