Poemas

La paloma perdida

Nacieron sueños en tardes de diciembre.

Aroma de tilo los volvió transparentes.

Carecieron de cuna y cobertores.

La canción de nana

la cantó el abismo.

Al abrir los ojos ya eran viejos.

Los siglos fomentaron mansedumbre.

Nos pusimos a contarles

cuentos de hadas

para convencerlos de que eran principio.

Pero estaban marcados,

tenían el signo de los que nacen híbridos.

De todos modos

en tardes de diciembre

cuando el tilo recrea nuestro olvido

los sueños

que nacieron viejos

buscan las nanas que el abismo inventó.

Emilse Zorzut- Del libro La paloma perdida

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *