Poemas

5-

Enamorado de tu vientre

que insume marañas

y temblores,

lisuras que arden

como una pradera en el verano.

Si enamorado de tus ojos

que tienen el mar revuelto

cuando amas y el cielo

enlutado del crepúsculo,

cuando pasa en ellos

un suspiro melancólico

digo, que si enamorado

como estoy de cada célula

tuya que tuviste o amor

de aquellas que se quedan

para amarme, yo no pudiera

durar como ese río

que recorre tu cuerpo

y maravilla, digo

si un ciego amor

como éste mío –torpe y alto

terminara

el cielo entonces inundaría

de pus y sangre nuestro ojos,

dejarían de parir los animale

y el tenso crepúsculo

moriría para siempre.

 

Jorge Isaías-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.