Poemas

Ven, amiga…

Ven, amiga

Sentémonos muy cerca de la piedra

Que sabe del secreto contenido

De los silencios sin sentido

Dame la mano. Ven…

Es hora de mirarnos a los ojos

Es hora… Sí, ya es hora

De conceder minutos a la espera

Regalemos miradas, sentimiento…

Que tu rostro y el mío, aunque lejanos

Puedan verse en auténtico camino

Regresemos al mundo en que las voces

Eran voces audibles, transparentes,

Gorjeos encantando el universo

Proyectos enhebrados

¿Qué ha pasado en tu vida y en la mía?

¿Cuándo le dimos paso a ese “después”

que tejió enredaderas

separando los sueños encontrados?

¿Quién quiso que me confundas y en un juego

macabro y traicionero me dibujó

Sin luz en tu recuerdo?

¿Cuándo ya no supimos extrañarnos?

Voluptuosa manera del destino

Que apila obligaciones sin sentido

Y nos hace sentir que somos únicas

Tal vez imprescindibles

Para otros que nos quitan la voz…

¿Cuándo fue? Cuándo – ese sol

de primaveras compartidas-

comenzó a tejer sombras?…

Ven amiga… Soy la misma de ayer

La distancia sólo apura el llamado

Si me extrañas sólo ven…

Ya no preguntaré

Estoy aquí… Enhebrando proyectos

Será un minuto

De miradas compartidas

El silencio

Que se abandona y logra tener voz

Dos manos que transmiten

Será la vida

Que regresa vida

Después de un silencio sin sentido.

 

María Alicia del Rosario Gómez-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.