Poemas

De ángel a poema

En la otra orilla habita el ángel,

un rumor vago y eterno

le desvela la sangre innominada.

Desde su sitio de soledad y niebla

sus alas rozan la humanidad,

vislumbra los restos de una hoguera,

las fieras, el espanto.

 

Entonces el ángel

intenta fluir destellos de pájaros y flores

lloviznas perfumadas de cosmos,

inscribe su pequeña huella en las cenizas del día,

transita en su propia ausencia sigiloso

sobre las sombras atadas a los seres,

les da su halo incorpóreo,

vela, paciente, en la puerta de la oscuridad y el miedo.

 

A veces su temblor de lumbre

colapsa en el espejo del alma,

entra en la vaciedad del otro, lo ilumina,

le transmuta su levedad, su alegoría,

se hace huésped de la escritura y su belleza:

he aquí el ángel, su estatura,

su verdadero rostro

en la metamorfosis del poema.

 

Olga Lonardi-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.