Poemas

Manifiesto

No reconozco la indulgencia de los otros

ni comparto la férrea voluntad del miedo

sobre las anchas sombras que su sed proyecta.

 

Tiendo los brazos a las infinitudes de la luz

y llamo patria a las heridas de mi cuerpo.

 

Sara A. Palicio-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.