Poemas

Escribir

Cuando era joven, escribía para llegar a ser. Hoy, ya cerca de la muerte, escribo para no ser. Mi meta es la inexistencia: hacia ella voy, palabra tras palabra.
Cada párrafo que concluye en un punto y aparte es un logro más en la búsqueda de esa oquedad, esa negrura a la que aspiro. Y el último párrafo, ése que quedará para siempre inconcluso, será también mi último triunfo, la definitiva ausencia de mí mismo.

David Lagmanovich-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.