Poemas

Quizá las cosas

Quizá las cosas guardan un solitario nombre

y un llamado esperado en la estación tardía

cuando tu imagen veo bajo un árbol frondoso

e inquieta la memoria desecha cada olvido.

Pero hasta hoy ofrece su castidad la luz

en este año incipiente de lluvias jubilosas.

Es así el movimiento encerrado en la vida

al negar el apremio de algún dios disoluto.

Y es un misterio el aire y el planeo de un pájaro

en esta latitud donde se acaba el mundo.

Las noches se suceden hastiadas del verano

y complacidas rondan las horas de molicie.

Y el limonero allí y el cielo que contempla

maravillado el paso de los días de infancia.

Julio Bepré-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *